La cruda de talla mundial.

bd036a42992c5b35e2363a008d1696bd

 Dilma, decime que se siente…

Con excepción de la victoria alemana del día de ayer, la última presentación del Mundial de Futbol se distinguió por los fracasos. Hubo el fracaso de la selección Brasileña de llevarse la copa, dar un buen papel, o de al menos morir con honor; el recurrente fracaso de la selección Mexicana de llegar al quinto partido; el fracaso de Lionel Messi de ganar lo único que le faltaba para poder ser considerado entre los mejores jugadores de la historia; entre otros, pero sobre todo está el fracaso en la estrategia de la presidenta Brasileña Dilma Rouseff.

Días antes del comienzo del mundial, Dilma se imaginaba este lunes 14 de Julio como el día en que ganaría anticipadamente las elecciones presidenciales de Octubre, un Brasil campeón en su tierra hubiera sido suficiente para sofocar las protestas civiles que se han alzado en contra de su gobierno, o al menos hubiera logrado distraerlas por un rato. Un Brasil campeón del mundo en casa, y con la esperanza de ganar el único premio que le falta: la medalla de oro en el fútbol olímpico en Río 2016. Gran fiesta, ¡Y aún faltan las Olimpiadas!

Sin embargo, es evidente que el plan no salió según lo esperado, sino todo lo contrario; de manera similar a lo ocurrido en Sochi, Russia para las Olimpiadas de Invierno, el enfoque mundial sobre Brasil solo sirvió para exponer los graves problemas que enfrenta el país en todo ámbito. No hubo escasez de reportes de la prensa internacional sobre el mal estado de las calles, las acomodaciones, la gente y hasta los estadios, mismos que se derrumbaron o que ni siquiera pudieron terminarse antes del evento. El mito del despertar Brasileño que se venía cocinando desde tiempos de Lula da Silva había sido lanzado por la ventana, y Dilma estaba siendo abucheada en los estadios cada vez que aparecía en las pantallas.

Los encabezados del periódico para la próxima semana son bola cantada, primero “La Victoria Alemana”, seguido por “El Fracaso Brasileño”, para finalizar con “Lo que nos costó el mundial… ¡Y aún faltan las Olimpiadas!”.

Es una lástima que el pueblo brasileño haya tenido que pagar por esto, pero existe un fracaso que nos conviene a todos y que se suma a una línea de derrotas que a todos nos debería alegrar, el fracaso del populismo. El rechazo –por una sección considerable del pueblo-Brasileño al mundial -una frase que nunca creí escuchar- puede ser el primer paso para que el máximo evento del fútbol se una a la crisis que en este momento están pasando los juegos Olímpicos, tanto de verano como de invierno: ya nadie los quiere.

Ejemplo claro de esta crisis se aprecia en la selección de sede para los Juegos de Invierno 2022: Munich (Alemania), Davos y San Moritz (Suiza), Estocolmo (Suecia), Krakow (Polonia) y Lviv (Ucrania) -todas ellas buenas opciones-, han retirado su candidatura debido a mala recepción pública, resultando en una lista de candidatos que solo incluye a Oslo (Noruega), Beijing (China) y Almaty (Kazajistán), situación que empeora con los rumores del retiro de Oslo de la contienda.

Al observar el costo de los últimos juegos, no es sorpresa que se encuentren en esta situación ni parece ser un hecho aislado; en numeración americana, los juegos de Sochi reportaron un costo de 51 billones de dólares, sin lugar a duda un costo ridículo sólo explicable por la rampante corrupción y desperdicio que ya se hizo la especialidad del gobierno ruso.

Es importante considerar que el costo estimado para los juegos de Sochi fue poco más de 12 billones de dólares, lo que pone al descubierto la verdadera naturaleza de estos eventos: el clientelismo político, las Olimpiadas y los Mundiales de fútbol son oportunidades únicas para dar o devolver favores a ciertos sectores de la sociedad, en especial los constructores, hoteleros y los medios, todos siempre ligados con la clase política. Es por eso que es imperativo que el rechazo por estos eventos se siga desarrollando, en especial en los países “del tercer mundo” que son los más vulnerables a estos abusos, tanto la FIFA como el comité Olímpico tienen que verse forzados a moderar sus exigencias de infraestructura y aumentar el control de gasto para sus respectivos eventos.

Mientras tanto, me gustaría ver que los juegos sean concedidos a países con infraestructura y economía ya desarrollados, los Estados Unidos serían un gran candidato: sólo en el Estado de California podría celebrarse un mundial sin necesidad de gastos considerables en infraestructura; pero con las sedes para este tipo de eventos ya concedidas para el corto y mediano plazo, por lo pronto tendré que conformarme con saber que ni el mundial, ni las olimpiadas se aparecerán por México en un buen rato.

Advertisements

5 comments on “La cruda de talla mundial.

  1. […] student Álvaro blogs about his sentiments and opinions about 2014 FIFA World Cup Brazil. He reflects on the poor […]

  2. […] student Álvaro blogs about his sentiments and opinions about 2014 FIFA World Cup Brazil. He reflects on the poor […]

  3. […] الطالب المكسيكي ألفارو على مدونته بالإسبانية معبرًا عن مشاعره والآراء حول كأس العالم 2014 […]

  4. […] الطالب المكسيكي ألفارو على مدونته بالإسبانية معبرًا عن مشاعره والآراء حول كأس العالم 2014 […]

  5. […] student Álvaro blogs about his sentiments and opinions about 2014 FIFA World Cup Brazil. He reflects on the poor […]

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s